QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: EL BOICOT TIENE SENTIDO (y los ñoños se escandalizan de unos cartelitos y olvidan otros)

15 diciembre 2005

EL BOICOT TIENE SENTIDO (y los ñoños se escandalizan de unos cartelitos y olvidan otros)

Hoy me siento algo encabronado. ¡Uy! ¡Perdonen el exabrupto, palabrota o taco... Desde luego que mi sentimentalidad no debería ser un argumento. Sin embargo, viendo el nivel de ñoñería que está insuflando en la blogosfera algún cordero exaltado, no veo por qué no voy yo a decir, cual romántica palomita: "¡Estoy emcabronado!"
Señores, como yo no necesito que me voten, puedo decir tranquilamente que nada de lo que está sucediendo en Cataluña sucedería sin la anuencia de la sociedad civil catalana; como yo no necesito que me voten, puedo decir tranquilamente que reacciones como el boicot a los productos catalanes (que no suscribo) es una reacción lógica y consecuente frente al desprecio con que parte de la sociedad catalana mira al resto de España... Así, pues, como no necesito que me voten, puedo decir: la sociedad civil catalana es liberal fuera de Cataluña e intervencionista dentro. Sí. La sociedad civil, no los políticos. ¿O es que cuando conviene nos vamos a olvidar de a quién representan los políticos?
Pero ¡ah! cuando los demás empiezan a atacar al flanco que más duele, al económico, en seguida los catalanistas y los catalanes acuden a la separación entre lo económico y lo político -cuando no hay más que ver la política que desde tiempos de CiU se viene haciendo allí, de gran injerencia en lo económico. No, señores, no: si la economía catalana no hubiera estado tan vinculada a lo político, se entendería la reclamación para diferenciar sendas esferas. Pero sucede que nunca ha sido así. Recuerdo que en los `80 se empezó por financiar a todas las empresas que pusieran todos sus reclamos en catalán... Ahora es un deber. No, señores, no. Y ahora un buen número de cándidos se escandalizan porque en Alcampo, una empresa privada, se ponga un cartel en español en el que se avisa de que, si el consumidor quiere cavas no catalanes, los tienes en la sección de al lado. ¿De qué se escandalizan? ¿Por qué politizan el sentido pragmático de una empresa, que no hace más que ofrecer a parte del público lo que demanda? ¿No lleva años haciendo algo peor la política catalana?
Cuando la economía asume los dislates de la política, todos los cándidos de la libertad se escandalizan. Pues bien: yo me escandalizo de que nadie se escandalice de la política que durante tantos años se lleva haciendo en Cataluña contra el resto de España, de que nadie se escandalice de que los presupuestos públicos se destinen a infraestructuras como la modificación del castellano por el catalán en los carteles de la panaderías, las casquerías, las pollerías... Los tontos, que tienen la manía de amar la libertad como quienes esperan encontrar una perla en el interior de un huevo kinder, los tontos, decía, se escandalizan de unos carteles e ignoran otros; se escandalizan del sentido pragmático de la economía e ignoran el fondo alevoso de ciertas políticas económicas catalanistas.
Como dicen en mi tierra: la tontería va por barrios. Como sigamos así, al final voy a brindar con champán a la salud de Cataluña. Lo dicho: estoy encabronado. Brindo por ustedes (ja).

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>