QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: ANTROPOLOGÍA MUSICAL (O tipología humana)

22 noviembre 2005

ANTROPOLOGÍA MUSICAL (O tipología humana)

A Fco. Miguel
Como decíamos ayer, esta semana vamos a dejar de lado la política para dedicarnos a cuestiones más ondas, profundas y sentimentales. No, señores, no, no vamos a hablar de psicología, sino de música, pero en un sentido alejado del periodismo musical. Comenzamos.
_____________________________
Uno, en sus tiempos mozos, llegó a formar parte de algo así como un grupo de rock. Algunos viejos amigos, incluso, llegaron a ser teloneros de los Iron Maiden en los ochenta, y en el 2005, algunos jóvenes amigos han llegado a sacar un magnífico disco. Con todo ello pretendo mostrar que he tenido ocasión de hacer antropología musical in situ. Tengo alguna noción de los vericuetos subjetivos por los que pasa un músico pop. Tras largos años de estudio en el mundo del rock (ja), considero que puedo extrapolar una conclusión antropológica decisiva, que puede cambiar los arquetipos de la antropología para siempre.
Hoy, 22 de noviembre de 2005, afirmo: Sólo hay dos tipos de seres humanos
1. Aquéllos que adoran a John Lennon.
2. Aquellos que adoran a Paul McCartney.
Y alguno dirá: ¿Y aquéllos que pasan de uno y de otro? Esos, entonces, caen bajo la categoría de los que aman a los Beatles sin saberlo.
Y alguno dirá: ¿Y aquéllos que adoran a uno y a otro? Esos, entonces, caen bajo la categoría de los que aman a los Beatles sabiéndolo.
1. Aquéllos que adoran a John Lennon
El arquetipo Lennon refiere a ese tipo de ideal de vida que va, desde la violencia juvenil a la pacificación del mundo en la madurez. Sabido es que el genio de las gafas redondas fue un verdadero chico malo en su juventud. Salía a buscar camorra. Pero, ¡ah, vida bendita!, se cruzó en su camino la salvífica chinita y se jodió el invento: de la violencia violenta, Lennon pasó a la violencia pacífica. Pero, bueno, let it be. Ser un Lennon significa asumir esa idea de autenticidad y genio, de rebeldía perpetua, de carisma místico que aureolaba al miope de Liverpool.
Image Hosted by ImageShack.us
Un lennon es aquel que anhela conservar la inmediatez de la juventud, para estamparla en la cara del conservadurismo y del conformismo. Es curioso que a los lennon, incluso, les causa un poco de placer que su mito hubiera sido asesinado, pues este final le da un halo de mayor grandeza. Tal vez un lennon auténtico aspira a ser lo suficientemente grande como para que alguien desee matarle. Hay en todo lennon una teórica afición por la tragedia y la grandeza. Ser un lennon es, en cierto modo, encarnar aquello que Nietzsche denominó como lo dionisíaco.
2. Aquellos que adoran a Paul McCartney.
Bueno, el mundo es dialéctico; por eso, frente a los lennon, existen los mccarteneys. Los mccarteneys representan el polo opuesto del tipo humano anteriormente descrito. Un mccarteney es un tipo de hombre que aspira al sosiego, a la paz inteligente, es decir, a la no violencia impuesta por la racionalidad. Frente a la intuición carismática que irrumpe en el genio de un lennon, los mccarteneys aspiran a la creación intuitiva sosegada.
Image Hosted by ImageShack.us
Por eso Yesterday es la mejor canción de la historia: en ella hay un cúmulo de belleza intuitiva y de racionalidad propias de toda creación clásica. Muchos lennon, en el fondo, cuando afirman que McCartney está acabado, en el fondo le culpan de estar vivo, no soportan el paso victorioso y tranquilo del genio por la vida común. Los lennon aspiran a la grandeza irreversible, que se impone sobre la vida; mientras que los maccartneys someten el genio a lo vital, y por eso su grandeza termina siendo la grandeza de estar vivo, es decir, finaliza en ser ordinario. Ser un mccarteney es, en cierto modo, encarnar aquello que Nietzsche denominó como lo apolíneo.
_____________________________
Esta perfecta dialéctica humana dio lugar al nacimiento del mejor grupo de la historia (esto no es negociable). Esta tensa y perfecta sincronía se rompe cuando la creatividad fingida, culta y anti-intuitiva del yocoonismo infecta con proclamas aprendidas lo que es inuititivo sentimiento y racionalidad.
* * *
Mañana, o tal vez pasado, en fin, cuando considere inoportuno, trataré de demostrar esta tipología con un análisis de "A day in the life".

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>