QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: CONTRA LA CAMPAÑA CONTRA EL CONCORDATO (O ni con unos ni con otros) PUNTO 2

28 octubre 2005

CONTRA LA CAMPAÑA CONTRA EL CONCORDATO (O ni con unos ni con otros) PUNTO 2

Como decíamos ayer, hoy voy a terminar mi revisión sobre la Campaña Contra el Concordato.
En este caso, al contrario de lo que decía ayer, el punto 2 me parece demasiado poco radical y demasiado en consonancia con izquierdosos y socialistas y su caterva de pedagogos y juristas, ¡ah nefandos soñadores!
Dice el punto pacato:

El punto 2 que yo firmaría diría algo así:
2. Solicitamos la erradicación de le enseñanza de religión en cualquiera de sus formas: ya en su dimensión confesional, ya en su dimensión histórica.
Señores, yo no estoy dispuesto a pagar el adoctrinamiento de ninguna comunidad religiosa. Me molesta profundamente el art. 16 de nuestra constitución: El Estado que se meta en sus asuntos; no tiene por qué comprometerse con las confesiones religiosas más allá de la defensa y del cuidado de que puedan expresar y enseñar su religión... pero por sus propios medios y respetando los valores constitucionales. Era injusto pagar clases de religión católica, pero estaba dentro de nuestra tradición; y es injusto y molesto vernos obligados a financiar otras religiones por docentes absolutamente extraños a nuestra tradición y a nuestros valores, como los profesores de religión islámica.
El Concordato, paradójicamente, en su refractación constitucional, nos obliga a financiar otras religiones que quitan parte del pastel a la Iglesia. Ésta no contaba con competidores. Pero han llegado y tienen un potencial de crecimiento enorme. Y yo digo: NO CON MIS IMPUESTOS. Cortar el suministro a todas las confesiones; expulsar de los colegios a los profesores de religión, y que se vayan a adoctrinar a la Iglesia o a la mezquita, y con mucho ojo.
Pero amigos míos, yperdonen, ¡que se vaya igualmente el Estado a la mierda!: que no nos adoctrinen. ¿Saben ustedes qué es la historia de la religión? Es una historia sobre la religión. "Una". La educación en valores y demás zarandajas, cuando queda en manos del Gobierno, se convierte en la religión del Estado. Mucho cuidado, estimados amigos. Y si no, vean la nueva la signatura del PSOE: "Educación para la ciudadanía", en la que no voy a insistir porque ya traté el tema.
Señores, estudiar religión es esencial para comprender nuestra historia. No se puede entender la monarquía católica ni el imperialismo de Carlos V sin la Iglesia Católica. Hay que estudiarla como fondo explicativo de lo político, pero sin adoctrinamiento confesional ni estatal; sin constituir una asignatura a parte. Y el Islam también habría que estudiarse... Así podrían verse las vergüenzas de unos y otros, pues la Iglesia atenazó a la vez que dio sentido a la política española, y el Islam, ¡oh lastimita!, si se mirara para atrás, se darían cuenta de que hoy por hoy no son los herederos de esa gran cultura medieval, sino que fueron sus principales aniquiladores en nombre del Alah más primitivo.
Como ven, mis buenos amigos, ayer consideraba radicales a los señores anticoncordatorios; hoy, por el contrario, los encuentro pacatos por un lado y potencialmente adoctrinadores por otro. Hoy el laicista parece que soy yo. No es de extrañar: la izquierda, a la mínima, hace iglesia.
Pero el que suscribe es feligrés de la Iglesia de la Bichología, fundada hoy mismo y clausurada en este momento.
Se despide el anti-anticoncordatorio rápido como un "corcorde" acorde con los acordes del orbe... que según Keppler (y esto es en serio): el acorde del sistema solar suena a tristeza.

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>