QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: CARTA A JUAN ANTONIO BERMÚDEZ

13 octubre 2005

CARTA A JUAN ANTONIO BERMÚDEZ

Estimado Juan Antonio: sí, me he equivocado al responder: me refería a usted, no a David, en la segunda parte de mi contestación.
1/-En fin, acerca de lo de victimismo, no puedo sino decir que sus mismas respuestas me dan la razón: no hago victimismo, sino una descripción: la gente de izquierda (de determinada izquierda como usted, supongo) suele dedicarme algún que otro insulto: usted lo hace: me llama "victimista". Y no pasa nada; pero creo que es muy poco sensible a la intención de esas palabras que cita: no me hago la víctima, me río de quienes se pasan por aquí con desprecio y simulo que me hacen pupita. Lo que sí es cierto: es que no me caso con nadie, y esto lo intenté argumentar en una serie de post acerca de la idea de los "No-net blog". Creo que con ello lo dejaba claro.
2/-Respecto de lo del cosnumismo argumentativo: me niega que soy constructivo por sistema. No es verdad. Se lo aseguro. Pero para construir, primero hay que probar los cimientos de las certezas, y para ello hay que ser desrrumbar cosas. Pero todo esto usted ya lo sabe.
3/-Que hay gente que en las preguntas afina mucho más que yo, pues hombre, de eso no me cabe duda. En cuanto a su bella metáfora del desasosiego como líquido amniótico, qué puedo decirle: que el líquido amniótico, según especulan los médicos, es el lugar más placentero (placenta) para el ser humano... Pero me parece ver que no hablamos del mismo desasosiego usted y yo. El suyo es humanitario: quien vea cómo está el mundo, sentirá desasosiego, creo que viene a decir; el mío es radical: quien vea, sentirá desasosiego. Sin más. La injusticia del mundo me duele tanto como a usted, no se crea, pero escupir el dolor propio de observarlo me parece hipócrita, ñoño e injusto. Claro que esto normalmente se soluciona con un poquito de complejo de culpa, de condena universal contra el propio sistema de vida, etc. Esas reacciones, esos lenitivos, me parecen el desasosiego más inmundo posible... pero da tanta tranquilidad el sentirse culpable...
4/- Un kantiano defiende: el diálogo dentro de los límites de la mera razón; una O.N.U. real, en la que no quepan chulos de barrio; la libertad crítica, ajena al partidismo; vive contra lo evidente y se sacude la sentimentalidad general; respeta al otro cuando no pretende imponerle nada que esté contra la razón; reconoce como inevitable el mal del mundo y la violencia humana, pero exige su solución como un proyecto moral y jurídico, que la política debe atender sin poner en peligro la propia convivencia de cada Estado... En fin: nada que ver con el PSOE ni con el PP, aunque estoy seguro de que todos los miembros de sendos partidos dirían que están de acuerdo en todo. Ya. Soy kantiano, aunque sé que nada más que soy un esforzado epígono.
5/-En absoluto: no le veo distinto a mí. Todos somos iguales. Pensamos de otro modo. Ya está. Por eso me tomo la molestia (y el placer) de contestarle por extenso... Y hombre, no sea usted tan suspicaz: no sienta pena, que la vida es muy corta. No me tenga lástima, porque si me la tiene, puede caer usted en la hipocresía más palmaria, pues sabe usted perfectamente que en la pena hay algo de desprecio y sentimiento de superioridad, y eso no es muy amable..., y además le aproxima mucho a lo peor que usted ve en mí. ¿Y usted no querrá parecerse a mí? Tranquilo, es broma.
Sin más por el momento, se despide su afecto servidor: Bicho.
Saludos kantianos.

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>