QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: octubre 2005

28 octubre 2005

EL FUTURO MAPA DE ESPAÑA

Mi amiga Cristina (¡hola Cristina, qué tal!) me manda este mapa. Yo me parto... en 5 trozos, como España.
__________________________________
Image Hosted by ImageShack.us
__________________________________
Creo que la zona que está en amarillo bien podría pintarse de verde. Todo se andará: ya está todo en marcha... verde. En fin: no seamos alarmistas, siempre podremos invadir Portugal.

CONTRA LA CAMPAÑA CONTRA EL CONCORDATO (O ni con unos ni con otros) PUNTO 2

Como decíamos ayer, hoy voy a terminar mi revisión sobre la Campaña Contra el Concordato.
En este caso, al contrario de lo que decía ayer, el punto 2 me parece demasiado poco radical y demasiado en consonancia con izquierdosos y socialistas y su caterva de pedagogos y juristas, ¡ah nefandos soñadores!
Dice el punto pacato:

El punto 2 que yo firmaría diría algo así:
2. Solicitamos la erradicación de le enseñanza de religión en cualquiera de sus formas: ya en su dimensión confesional, ya en su dimensión histórica.
Señores, yo no estoy dispuesto a pagar el adoctrinamiento de ninguna comunidad religiosa. Me molesta profundamente el art. 16 de nuestra constitución: El Estado que se meta en sus asuntos; no tiene por qué comprometerse con las confesiones religiosas más allá de la defensa y del cuidado de que puedan expresar y enseñar su religión... pero por sus propios medios y respetando los valores constitucionales. Era injusto pagar clases de religión católica, pero estaba dentro de nuestra tradición; y es injusto y molesto vernos obligados a financiar otras religiones por docentes absolutamente extraños a nuestra tradición y a nuestros valores, como los profesores de religión islámica.
El Concordato, paradójicamente, en su refractación constitucional, nos obliga a financiar otras religiones que quitan parte del pastel a la Iglesia. Ésta no contaba con competidores. Pero han llegado y tienen un potencial de crecimiento enorme. Y yo digo: NO CON MIS IMPUESTOS. Cortar el suministro a todas las confesiones; expulsar de los colegios a los profesores de religión, y que se vayan a adoctrinar a la Iglesia o a la mezquita, y con mucho ojo.
Pero amigos míos, yperdonen, ¡que se vaya igualmente el Estado a la mierda!: que no nos adoctrinen. ¿Saben ustedes qué es la historia de la religión? Es una historia sobre la religión. "Una". La educación en valores y demás zarandajas, cuando queda en manos del Gobierno, se convierte en la religión del Estado. Mucho cuidado, estimados amigos. Y si no, vean la nueva la signatura del PSOE: "Educación para la ciudadanía", en la que no voy a insistir porque ya traté el tema.
Señores, estudiar religión es esencial para comprender nuestra historia. No se puede entender la monarquía católica ni el imperialismo de Carlos V sin la Iglesia Católica. Hay que estudiarla como fondo explicativo de lo político, pero sin adoctrinamiento confesional ni estatal; sin constituir una asignatura a parte. Y el Islam también habría que estudiarse... Así podrían verse las vergüenzas de unos y otros, pues la Iglesia atenazó a la vez que dio sentido a la política española, y el Islam, ¡oh lastimita!, si se mirara para atrás, se darían cuenta de que hoy por hoy no son los herederos de esa gran cultura medieval, sino que fueron sus principales aniquiladores en nombre del Alah más primitivo.
Como ven, mis buenos amigos, ayer consideraba radicales a los señores anticoncordatorios; hoy, por el contrario, los encuentro pacatos por un lado y potencialmente adoctrinadores por otro. Hoy el laicista parece que soy yo. No es de extrañar: la izquierda, a la mínima, hace iglesia.
Pero el que suscribe es feligrés de la Iglesia de la Bichología, fundada hoy mismo y clausurada en este momento.
Se despide el anti-anticoncordatorio rápido como un "corcorde" acorde con los acordes del orbe... que según Keppler (y esto es en serio): el acorde del sistema solar suena a tristeza.

27 octubre 2005

CONTRA LA CAMPAÑA CONTRA EL CONCORDATO (O ni con unos ni con otros) PUNTO 1

Llevo tiempo pensando en abordar el tema, que, por lo demás, ya he abordado en papel, pero nunca blogosféricamente. Me ha dado la puntilla un post del Exiliado y alguno de sus comentadores al mismo. Me refiero a la campaña contra el Concordato que ciertas bitácoras defienden desde diferentes tendencias de pensamiento. A mi modo de ver, hay otra opción, que tal vez merezca la pena tener en cuenta, a la hora de abordar la anormalidad jurídica que constituye el Concordato. La cuestión, según la vengo obsservando, si me lo permiten, está lastrada por cierta ausencia del principio de realidad en las posturas. (vid. foro al respecto). Me propongo no fatigar al personal: así que sólo analizaré los errores del punto 1, que dice así:
En primer lugar, el verbo "exigir" dota al punto 1 de una inmadurez radical propia de quinceañeros. En una negociación, la cortesía contraindica el uso de verbos que puedan hacer sentir al contendiente en una situación de inferioridad o de forzosidad. Pero en fin... Es una cuestión retórica.
Lo importante de la cuestión es que esta exigencia está lastrada de falta de perspectiva histórica, así como de complejos liberales y de ensoñaciones laicistas legítimas, y de mi gusto, pero inoportunas.
Y no se equivoquen, señores: que el que suscribe no va a defender a la Iglesia Católica en sentido teológico.
Ustedes saben, señores anti-concordatorios, que la Iglesia, aunque no les guste, no es, ni ha sido, una mera institución religiosa como cualquier otra, para bien y para mal. Ha conformado la historia de España. Tratarla como una institución religiosa cualquiera es un deseo, al que debemos aspirar todos a medio plazo, pero considerar que debe hacerse ya, es desconocer la realidad, y anteponer el laicismo al realismo. Señores, con el punto 1, corremos el riesgo de que suceda como sucedió con la desamortización de Mendizábal: que el patrimonio de la Iglesia o bien se pierda por el abandono o bien pase a manos de los nuevos señoritos: de tal manera que un día, los japoneses puedan llevarse, piedra a piedra la catedral de Burgos a Honkon. No se equivoquen: les estoy hablanbdo de cultura y de patrimonio, no de religión: la Iglesia Católica tiene un patrimonio que es imposible que pueda ser mantenido por sí misma. No equiparen la Iglesia del pueblo más pequeño con los salones evangelistas. Señores míos anti-concordatorios: no es lo mismo.
Los españoles no tenemos el deber de mantener con nuestros impuestos a la Iglesia Católica: tenemos el deber de mantener nuestro patrimonio cultural. Y el punto 1, cargado de liberalismo impositivo y de laicismo, llevaría a un desastre cultural. Desde luego que a uno le gustaría que las congregaciones religiosas llegaran a ser reconocidas en España como meras Sociedades Anónimas. Pero esto no es EE.UU., señores; esto es España, y hemos de cargar con la historia, nos guste o no, y ella nos ofrece tanto el escarnio de la Inquisición como la maravilla de la iglesia de Santiago.
A mi modo de ver, el punto 1 que yo apoyaría diría:
-------------------------------------
1. Solicitamos que los acuerdos del Estado con la Iglesia se reduzcan al sostenimiento del patrimonio cultural y social de ésta, que deberá de dar cuentas de cuantas inversiones de mejora y rendimiento lleve a cabo con el dinero del Erario Público.
-------------------------------------
Además, con su estrategia, en el fondo, entregan a la Iglesia un patrimonio que hemos construido entre todos. En el fondo, el espíritu del Concordato reside en que el Estado financia a la Iglesia porque la Iglesia es en espíritu de todos los españoles. Yo propongo que lo sea en materia; ustedes, señores anti-concordatorios, piden lo mismo que la Iglesia: que su patrimonio sea de ellos. En el fondo, la Iglesia y ustedes están de acuerdo, sólo que aquélla dice que le den dinero para lo suyo, y ustedes dicen que ni un euro para lo de ella. A mi modo de ver, deberíamos decir: no es de la Iglesia; es del patrimonio estatal: así que mantengámoslo nosotros y dejemos que lo administren ellos pero de manera vigilante.
Como ven, señores, ni un duro para el rito; pero, queridos anti-concordatorios: lo religioso es demasiado importante y valioso como para dejarlo en manos de la Iglesia.
P.D. Mañana abordaré (si puedo) el punto 2 de la Campaña anticoncordato.
Se despide en desacuerdo con los anticoncordatorios, su afecto servidor: Bicho
¡Que Dios me asista!

26 octubre 2005

QUE SE CALLEN YA LOS MUERTOS (O cómo dejar de ser una sociedad cainita)

No quería entrar en este trapo sangriento. Pero en fin, señores, lo han conseguido. El amigo Berlin y el amigo Exiliado han abordado la cuestión con acierto... (?) Pero es que yo creía que la mejor manera de abordarla era ignorarla (no desconocerla, mucho cuidado).
Mi abuelo era republicano y pesaba 60 kg: estoy pensando exhumarlo para tirárselo a alguien a la cara. ¿Que tengo mal gusto! Pues no veo a los demás hacer otra cosa. Esto lo ha empezado el revisionista resentido de Zapatero y lo han tomado en serio la derecha vergonzante que vive agazapada en España.
¿Por qué ese empeño general en convertirse en ventrílocuos de los muertos? ¿Por qué hablar de la sangre que derramaron? ¿Por pruritos históricos? Entonces hagamos historia crítica. ¿Por justicia histórica? Entonces estamos perdidos. Todos tenemos una víctima guardada en el cajón de sastre de nuestra familia. ¿Ello nos hace dignos de elevarnos en defensores postreros? ¿Vamos a permitir que la gentuza que nos gobierna convierta en un debate cainita lo que debería ser una cuestión dolorosa pero superada por la sociedad civil democrática?
¡Basta ya de ventrilocuos resentidos! Nadie tiene derecho a alzarse en la voz de los muertos, que siempre nos acusan si les dejamos hablar. ¡Hablemos los vivos de nuestra historia, pero no construyamos la perpetua narración del dolor renovado!
¡Amo este país, pero detesto su sentimentalismo y la manía de nuestros políticos de exacerbarlo!
Por eso, quien comenzó el debate es un irresponsable, pero quien lo toma en serio y entra al trapo, tampoco hace un bien.
Para finalizar, voy a hacer una confesión personal: "Yo soy un niño de barrio: ni rojo ni azul. ¿Y ustedes?"

TARIQ RAMADÁN Y LAS "INTERVENCIONES" (O ponga a un sospechoso en su mesa)

¡Tararí que te vi! Tariq que sí, Tariq que no. Unos, como Gustavo de Arístegui, dicen que es un terrorista; otros lo consideran como un pensador islámico que puede servir de puente de entendimiento entre los musulmanes y Europa, y otros, como el que suscribe, lo consideran sospechoso. Lo cierto es que este niño de papá moro, suizo geográficamente y mameluco espiritualmente, denomina "intervenciones" los asesinatos cometidos por los terroristas en el 11M en Madrid. Señores míos, esto, a mi modo de ver, le hace sospechoso y persona non grata.
--------------------------------------
Image Hosted by ImageShack.us
Tariq Ramadán,
el sospechoso interventor
--------------------------------------
En EE.UU. y en Francia tiene prohibida la entrada. En España, sin embargo, la tiene franca y más abierta que la boca de un lelo. De hecho el próximo viernes vendrá a Madrid, invitado por la Fundación Atman, a debatir sobre Alianza de Civilizaciones. Les suena ¿no?
Sólo tengo un argumento que me hace tener tanto recelo con este intelectual: denominar "intervenciones" la sangre de Atocha constituye toda una afrenta y un insulto para todos los españoles.
Cuando se levanta uno por la mañana, se lava (el cuerpo, pues el alma la llevan corrupta hasta el tuétano) y se encamina al tren con una mochila cargada de explosivos para reventar las vidas de personas a las que está mirando a los ojos con odio... no está preparando una intervención, sino un asesinato miserable.
Ay, amigos, ya ven, la logotecnia puede emplearse con los objetivos más variados, desde los más cursis a los más deplorables. El caso es que destacados socialistas van a acudir al encuentro: no sólo va a entrar en España alguien que insulta a las víctimas "intervenidas", sino que lo van a agasajar públicamente.
Queridos amigos, alguien que habla de intervención donde debía decir asesinato, no es de fiar, así que no creamos que el tal Tariq es un renovador del Islam, a no ser que por renovación entendamos, logotécnicamente, intervención armada del Islam sobre Occidente. Tarariq que te vi, Tariq.

25 octubre 2005

LOGOTECNIA JURÍDICA (O cómo de nación se pasa a entidad nacional)

Un poco de seriedad, hombre. Desde luego el que suscribe detesta la arquitectura constituyente de nacionalistas vascos y catalanes. Sin embargo, ello no obsta para que uno termine por aburrirse de la cosa. Estamos acostumbrados a la vaciedad conceptual de nuestro eximio Presidente, que ha rebajado conceptos como los de talante, solidaridad, libertad o democracia a la altura de sí mismo -lo cual es bastante lombricero, como mi nuevo amigo Duarte diría (lo de lombricero, no lo de Zapatero: eso lo digo yo). Pero esto no eran más que bagatelas demagógicas. Sin embargo, la logotecnia extiende sus redes tergiversadoras a todo lo que toca, y ahora Zapatero, en su afán de limpiar, fijar y dar esplendor de patena al Estatut, lo va a convertir en una Prostitut... Miren, caballeros, desde luego en política hay que hacer concesiones, pero hacer el ridículo y que nos lo traguemos todo... pues en fin, que trague quien quiera. Es una desfachatez y una tomadura de pelo para todos los españoles la idea de convertir el concepto de nación en el de entidad nacional. Con su permiso: es una gilipollez. Y aquí estoy de acuerdo con Carod, señores. Aunque no lo crean, el sonrosado Zapatero y su cohorte de logotécnicos jurídicos han conseguido que estemos de acuerdo el charlot sin graçia de Catalunya y éste que vengo siendo yo desde hace tiempo: Cataluña no es una entidad nacional. Estamos de acuerdo en lo negativo; en lo que no es. En lo que es, ya es otra historia... Es una tomadura de pelo, que les está bien merecido a los nacionalistas catalanes (y al más dañino en especial, Maragall); ¡pero qué hemos hecho los demás para que nos tomen por imbéciles los Bartolos, Teodosios y demás pro-hombres del derecho constitucional socialista!
* * *
Pero vamos a ver: qué es una entidad. Ente, en castellano, constituye el concepto más vacío posible, pues absorbe la totalidad de atributos posibles. Ente es todo porque no es nada; no es un sujeto ni un predicado. Es el modo refinado filosófico-jurídico del concepto cosa. Próximo al comos de significados de palabras como las del griego "on", el alemán "das" o el inglés "it", decir de algo que es un ente es tanto como no decir nada o abstraerlo hasta el límite de lo posible en su caracterización.
Entidad, así mismo, es la coseidad de lo que es ente. Una entidad puede ser tanto una sucursal bancaria, como una realidad físico-cuántica. Así, pues, entidad es la coseidad de lo ente: es decir, es el modo de ser algo de nada en concreto.
Perdonen toda esta verborrea hermenéutico-conceptual, tan liosa y exenta de profundidad, tan aparente... Pero es que, con todo ello, quería llegar a la conclusión siguiente: Zapatero y sus sabios en derecho-concstitucional (¡ay Peces Barba, Peces-Barba, pon las tuyas a remojar y si quieres idems mójate el propio) decía, perdonen, que Zapador & Company con su modificación de la noción de Cataluña como nación, en Cataluña como "entidad nacional" no ha dejado limpia como una patena dicha comunidad autónoma, sino que le ha infligido el insulto más hermoso y mágico: Cataluña es la coseidad de lo que es nación sin serlo concretamente. Desde luego: esto es inaceptable, pero como todos sabemos que en las palabras, bien manejadas, hay buenas dosis de magia significativa, el concepto tal vez colará, y muchos nacionalistas pensarán que han ganado algo al escuchar el insulto "entidad nacional" porque se aproxima fonéticamente mucho a su deseo de ser nación, y esto, pensando en juegos de calambures a lo Gracián o Quevedo, sería factible: al fin y al cabo, dentro de esa creación jurídica de "entidad nacional" se encuentra subliminalmente el deseito de ser una nación.
* * *
Estoy de acuerdo con Carod: El Presidente no es de fiar, promete una cosa, por muy insensata que sea, y luego falta a su palabra para intentar poner un poco de sensatez en los disparates que promueve. Pero es que ha puesto a todo el mundo de acuerdo: el vituperado Carrillo, los barones de su partido, los peperos... Zapatero ha acertado: todos coinciden en que su dejación ha permitido el mayor dislate de la historia constitucional de España desde la Transición. Pero es que, señores, el Presidente es así: le gusta que todos coincidamos... Pues que tenga cuidado: no vaya a ser que se pongan todos de acuerdo en expulsarle del poder.

24 octubre 2005

UNA CUESTIÓN DOBLEMENTE REAL (o cómo la monarquía monarquea y el Madrid madridea)

Ya estoy de vuelta. Acabo de llegar de viaje y estoy destrozado. Pero en fin, ya estoy de vuelta... ¿de todo? Pues no: paso a decir un par de cosas consfusas, pues hoy no da para más este cerebro crítico-funerario-festivo que sostengo dentro del cráneo.
Estoy enormemente cabreado, porque en este país nunca se habla de lo verdaderamente importante con la profundidad que requiere la cosa. Así, se está hablando de un Estatut; de la ñoñería engreída de Zapatero, que hace una política rosa, glamurosa, a lo telva bien mona, oye tú, qué fuerte, no puedo más de lo progre que soy y financiame una película que no tengo talento pero soy mega solidario; se habla también de pollos aviadores que van puestos hasta arriba y con los que es mejor no cruzarse uno con ellos en un calléjón, porque según informa la ministra inglesa (la española no informa, está de tiendas con el Presi, que es feminista, ya saben), pueden causar la muerte del loro (como la que va a tener España, al decir del pesudo-liberal de Jiménez Losantos); también la banda va cascando por ahí de que el PP ya aventaja en puntos al PSOE en intención de votos y tiembla Ferraz; dicen que Felipe González dice que él dejó de escuchar a la gente después de seis años de gobierno, pero que a alguno le han basado seis meses; incluso algunos afirman que el hijo de Letizia Ortiz va a ser de sangre real, en clara alusión al resto de los mortales, que como todos sabemos, no tenemos en nuestras venas sino sangre virtual...
Lo verdaderamente importante, lo más inquietante, lo que debería hacernos temblar a todos es una cuestión doblemente real, que yo voy a analizar con sesuda e inigualable perspicacia:
Cuestión 1: El Real Madrid ha perdido en casa contra el Valencia. Esto es un desastre inusitado. Pido y exijo desde aquí que expulsen del reino Madridista a ese espía republicano que es Luxenburgo... que sabe menos de fútbol que el que suscribe, lo cual ya indica su inepcia para dirigir al mejor equipo de la historia desde la caída del Imperio Romano.
Cuestión 2: Ésta es menos importante, pero también debe pensarse. Me refiero al hecho de que uno ya se va cansando de las chanzas y simpatías de don Juan Carlos Primero y sus labores cinegéticas después. Está bien que sea simpático, pero uno empieza a entrever en los borbones esa máxima que siempre han seguido desde, al menos, Carlos IV: España no es lo importante; lo decisivo es la dinastía, y si ha de dividirse España (Fontaineblau, verbigracia), que se hunda si corre peligro la casa de Borbón. Nosotros, dicen los Borbones que tienen gracia a borbotones, a lo nuestro: la caza, las motos y a ser simpáticos.
Cuestión 3: ¡Pero no había dicho que sólo eran dos cuestiones!? Sí; perdonen: entonces no diré nada del espectáculo independentista formado en el campo del F.C. Barcelona, que tanto ha enfadado a valencianos y personas de bien (como yo, que soy bien bueno) Que se larguen, y que jueguen derbis con el Figueras.
¡Dios! ¡Qué país! ¡Por qué lo querré tanto!

17 octubre 2005

DUARTE ME HA DEDICADO OTRO POEMA Y YO LE DEDICO A ÉL OTRO MÁS

Duarte:
Pues por fin he conseguido
que dejes de chismear
y te pongas a rimar.
Bueno es haber aprendido

Bicho:
Oh Duarte, mi Duarte,
me has contagiado tu arte;
espero yo no dejarte
en una muy mala parte;
¿Me tienes por tu discípulo?
¿Te tienes por mi maestro?
De peores conciliábulos
he llegado a muy buen puerto.
¡Qué habré hecho en esta vida
para merecer tamaña
lección! Iba a la deriva,
mi lengua escupía con saña,
pero Duarte me ha redimido,
tal vez le invite a una caña.
Mas tal vez vuelva a la prosa,
no puedo prometer nada,
a esa prosa dolorosa
que nunca te satisfaga.

DUARTE ME HA DEDICADO UN POEMA Y YO LE DEDICO A ÉL OTRO (O cómo explicar la emoción que siento)

¡Ay, señores míos! Si no lo han sentido nunca, no podrán saber lo que es. Jamás sospeché que pudiera emicionarle tanto a uno que le dedicaran un poema. Me siento como una quinceañera henchidita de emoción. Este finde no he dormido apenas... Y estas son las palabras que a mi Duarte dedico:
Ay, Duarte, ay Duarte,
de mi amor el baluarte:
no abandones a tu Bicho,
o caerá su älma al nicho.
Tus palabras me obnubilan:
no hay un dios que me espabile.
Las ninfas ya me vigilan
pues de amor voy a morirme.
Ay Duarte, ay Duarte,
a distancia quiero amarte:
no abandones a tu Bicho
o caerá su alma al nicho.


Mi Duarte, el otro día,
con grande melancolía
me cantó estos cuartetos
más bonitos que un soneto:

Bicho, que sueltas bocados,
mordiscos, flemas, insultos,
tú, que te dices kantiano,
debes cambiar de discurso.

Ahora, contra cataluña,
Ayer, contra Zapatero,
vas afilando las uñas,
¡tú odias al mundo entero!

Sólo ves una nación,
¡España, España y olé!
A ti te ha dado lección
algún cura requeté.

Cataluña, dices, no es
una nación soberana,
¡Menudo descubrimiento!
¡El Nobel, el Nobel, anda...

!Sin embargo, a ver no alcanzas
que todo tiene un origen,
y lo que antes no era nada
puede empezar a ser firme.

Porque las cosas no son
como queremos que fueran,
y puede salir nación
cuando menos te lo esperas.

* * *
Perdonen, voy a retirarme, la emoción me embarga.

14 octubre 2005

LA INDEFINIDA CATALUÑA (O cómo con ocho nombres no bastan) Y de regalo, un Ajipedobes al Estatut

Si a estas alturas de la historia, una región de España todavía no sabe cómo definirse, es que en ella algo falla. Y alguien dirá, queridos amigos, que sí saben cómo definirse: "Cataluña es una nación", dice el preámbulo del Estatut. ¡Pero no! El deseo denodado de definirse continuamente, todavía en el año 2005, indica que el nacionalismo catalán sufre un déficit de auto-comprensión. Quien lucha por darse un nombre, en el fondo lucha por ser. Y ahora el mago de la oquedad conceptual, Zapatero, afirma tener ocho fórmulas para definir a la criatura (menuda risa nos va a causar ese poeta jurídico, ese gran creador de entidades político-existenciales... ). Señores políticos catalanes, no insistan: ustede no son una nación ni lo han sido jamás y, según parece, tampoco lo van a ser ahora... Hace algo más de un siglo que empezaron a tomarse en serio este dislate histórico, que ahora quieren convertir en realidad, y bien que lo veo, pero no nos quieran engañar, hombres de Dios (digo de Deu). Yo, leyendo los Anales de Aragón de Zurita, no he visto más que el condado de Barcelona y el Reino de Aragón. En cambio, la nación de Cataluña, no la he visto más que en el Estatut. Perfecto: si quieren independizarse, háganlo, pero no falsifiquen la historia. Ustedes son unos caprichosos: quieren ser una nación para hacerse los chulitos por ahí... Ay, perdón, perdón, éstas no son formas de argumentar. Si evocan los Usatges, pues hombre, claro está que era un derecho peculiar, pero también los hidalgos tuvieron su propio fuero y a nadie se le ocurre legitimar una especie de ciudadanos especiales como los hidalgos. Señores, la historia dice que ustedes no son una nación. No insistan por ahí. Y tengan cuidadado: a ver si quiénes se van a independizar de Cataluña son el resto de españoles, que ya nos vamos cansando del chovinismo paleto de la clase política catalana.
Me despido con un pequeño Ajipedobes:
Oh ente catalán,
oh, entidad nacional,
oh ente demente
de la mente de Maragall:
jamás has existido
como una nación
sino en el cabezón
de espíritus bebidos.
Cataluña, Cataluña,
no te pongas nerviosita,
y no te comas la uñas
y vuélvete para casita.
Eres inefable,
nadie sabe tu nombre.
Que llamen a tu madre
para que nos aclare
quien le echó el ajipedobes.
Cataluña, Cataluña,
no te pongas nerviosita,
y no te comas la uñas
y vuélvete para casita.
¿Eres hija del Estatut?
¿Entonces, oh entidad,
debo decirte
que eres una put
pues hija eres
de variada paternidad?
Cataluña, Cataluña,
no te pongas nerviosita,
y no te comas la uñas
y vuélvete para casita.
Grandes próceres
te han echado su ajipedobes:
y ahora un barcelonés
considera extraña Cáceres.
Cataluña, Cataluña,
no te pongas nerviosita,
y no te comas la uñas
y vuélvete para casita.
P.D. No quiero ofender a ningún ciudadano español de Cataluña. Pido perdón si alguien se siente aludido. Solo evoco a los políticos que tenemos en la entidad nacional catalana.

13 octubre 2005

CABALLOS DESBOCADOS (O sobre el patriota Aznar)

Si me lo permiten, señores, les aconsejo que lean el artículo de Miguel, de Unidimensional, "Caballos desbocados". Sin duda, Aznar, ya antes de abandonar la política (¿la ha abandonado?), preparó el camino de su propia carrera internacional. Nuestro ex-presidente está haciendo un profundo mal a la imagen de España. A costa de nuestro país se está frabicando el prestigio: la idea que gira en todas sus intervenciones públicas en el extranjero es: "Yo hice buena política; España está perdida; no vale ya la pena... No inviertan allí, pues el gran país que yo construí se va a desmembrar dentro de poco, pues es inestable en grado sumo y está al borde de la guerra civil." Desde luego, ya puede darse prisa Rajoy en recuperar las riendas de este caballo desbocado que es su partido..., de ese partido que se empeña en dar la imagen de custodio de la unidad de España, mientras su ex-presidente nos desprestigia reiteradamente.
Cada día estoy más convencido de que los verdaderos patriotas de este país fueron siempre los últimos ilustrados y los primeros liberales. ¡Ah, si Argüelles levantara la cabeza!

CARTA A JUAN ANTONIO BERMÚDEZ

Estimado Juan Antonio: sí, me he equivocado al responder: me refería a usted, no a David, en la segunda parte de mi contestación.
1/-En fin, acerca de lo de victimismo, no puedo sino decir que sus mismas respuestas me dan la razón: no hago victimismo, sino una descripción: la gente de izquierda (de determinada izquierda como usted, supongo) suele dedicarme algún que otro insulto: usted lo hace: me llama "victimista". Y no pasa nada; pero creo que es muy poco sensible a la intención de esas palabras que cita: no me hago la víctima, me río de quienes se pasan por aquí con desprecio y simulo que me hacen pupita. Lo que sí es cierto: es que no me caso con nadie, y esto lo intenté argumentar en una serie de post acerca de la idea de los "No-net blog". Creo que con ello lo dejaba claro.
2/-Respecto de lo del cosnumismo argumentativo: me niega que soy constructivo por sistema. No es verdad. Se lo aseguro. Pero para construir, primero hay que probar los cimientos de las certezas, y para ello hay que ser desrrumbar cosas. Pero todo esto usted ya lo sabe.
3/-Que hay gente que en las preguntas afina mucho más que yo, pues hombre, de eso no me cabe duda. En cuanto a su bella metáfora del desasosiego como líquido amniótico, qué puedo decirle: que el líquido amniótico, según especulan los médicos, es el lugar más placentero (placenta) para el ser humano... Pero me parece ver que no hablamos del mismo desasosiego usted y yo. El suyo es humanitario: quien vea cómo está el mundo, sentirá desasosiego, creo que viene a decir; el mío es radical: quien vea, sentirá desasosiego. Sin más. La injusticia del mundo me duele tanto como a usted, no se crea, pero escupir el dolor propio de observarlo me parece hipócrita, ñoño e injusto. Claro que esto normalmente se soluciona con un poquito de complejo de culpa, de condena universal contra el propio sistema de vida, etc. Esas reacciones, esos lenitivos, me parecen el desasosiego más inmundo posible... pero da tanta tranquilidad el sentirse culpable...
4/- Un kantiano defiende: el diálogo dentro de los límites de la mera razón; una O.N.U. real, en la que no quepan chulos de barrio; la libertad crítica, ajena al partidismo; vive contra lo evidente y se sacude la sentimentalidad general; respeta al otro cuando no pretende imponerle nada que esté contra la razón; reconoce como inevitable el mal del mundo y la violencia humana, pero exige su solución como un proyecto moral y jurídico, que la política debe atender sin poner en peligro la propia convivencia de cada Estado... En fin: nada que ver con el PSOE ni con el PP, aunque estoy seguro de que todos los miembros de sendos partidos dirían que están de acuerdo en todo. Ya. Soy kantiano, aunque sé que nada más que soy un esforzado epígono.
5/-En absoluto: no le veo distinto a mí. Todos somos iguales. Pensamos de otro modo. Ya está. Por eso me tomo la molestia (y el placer) de contestarle por extenso... Y hombre, no sea usted tan suspicaz: no sienta pena, que la vida es muy corta. No me tenga lástima, porque si me la tiene, puede caer usted en la hipocresía más palmaria, pues sabe usted perfectamente que en la pena hay algo de desprecio y sentimiento de superioridad, y eso no es muy amable..., y además le aproxima mucho a lo peor que usted ve en mí. ¿Y usted no querrá parecerse a mí? Tranquilo, es broma.
Sin más por el momento, se despide su afecto servidor: Bicho.
Saludos kantianos.

11 octubre 2005

LA IZQUIERDA Y LA DERECHA ESPAÑOLAS (O mi confesión de fe política)

Los diferentes frentes que el Sr. Duarte
abrió ayer en diversos post de este blog
han dado origen a este post.
Creo que ya va siendo hora. Que el que suscribe no se casa con nadie, a estas alturas ya lo saben, queridos amigos: la gente de izquierdas normalmente me insulta (que si soy un César Vidal, que si fascista... ) y la gente de derechas, cuando se acercan, lo hacen con recelo y desconfianza. Y bien que hacen. Por eso, hoy quiero hacer mi confesión de fe política. Mas ¿cómo haré esto? Pues como siempre: criticando las corrientes de pensamiento de los dos grandes partidos políticos de este viejo país. Ya ven, haciendo amigos... Quiero reducir en un par de tesis lo que considero que son los partidos más tontos y vergonzantes de la política moderna.
Tanto el PSOE como el PP tienen una cosa en común: los dos son partidos fuertemente moralizados, y no tienen muy clara la distinción entre la esfera política y la esfera moral. Esto, como saben, es más propio de una mentalidad religiosa, del Antiguo Régimen. Considero que esta moralización de lo político procede de la tradición católica española, que ha conformado las bases deontológicas de los dos partidos, aunque la izquierda ha hecho un enorme trabajo por olvidar estas raíces (tan franciscanas, e incluso jesuíticas) y la derecha por modernizarlas tras un falso tinte de liberalismo y socialdemocracia.
Ahora bien, lo que diferencia a sendas corrientes es que mientras que el PSOE pretende hacer política en base a criterios morales universalistas, el PP lo quiere hacer en clave nacionalista. Para la izquierda lo político tiene su límite prioritario en el mundo; para la derecha lo tiene en España.
La pardoja consiste en que el partido que más férreamente ha asumido los valores antinacionales y humanitarios del catolicismo ha sido el PSOE; por el contrario, el PP encarna un catolicismo rancio apegado a las tradiciones patrias.
Desde luego, la cosa es compleja para que pueda quedar clara en un breve post. Pero, desde luego, con la Iglesia hemos dado (que no topado, esto nunca lo dice don Quijote. Dice "dado").
A mi modo de ver, estas bases religiosas, que moralizan el devenir de nuestro vivere politico, constituyen el modo secularizado menos honroso de lo político.
Desde estas categorías, se entiende que a menudo la izquierda no atienda al principio de realidad y confunda los objetivos políticos con las soluciones políticas. Así, pues, si se habla de la valla de Melilla, dicen puerilidades tales como que el problema es el hambre y la injusticia del mundo, sin darse cuenta de que ese es el objetivo máximo, pero no la solución al problema inmediato. La izquierda franciscano-jesuita española siente vergüenza de tener un país porque considera que el mundo es de todos, toditos, todos, y se avergüenzan de la historia de España por no haber construido el país a besos, y cosas así.
La derecha opusdeica, por su parte, como tienen una noción comunitaria de lo católico, se consideran elegidos y con una misión: cuidar la tierra de los mayores. Por ello, cuando se habla de la valla de Melilla, dicen puerilidades como que hay que proteger España primero, para que, haciéndose grande, quitar el hambre en el mundo; pero lo dice tras argumentos socialdemócratas que, a poco que indaguemos en la jerarquía pepera, sabemos que no son sinceros.
Por tanto, si leen por ahí algo así como "Somos de izquierdas", piensen que se encuentran ante un grupo de buenas personas humanitarias; si se encuentran con un rótulo donde dice "Somos liberales", piensen que se encuentran ante un grupo de malas personas patrióticas. Y de ambos piensen que se encuentran ante buenos católicos españoles.
Así, pues, amigos, pueden seguir tratándome con recelo, e incluso insultarme de vez en cuando; pero les aseguro que yo, con semejantes elementos, no hiría ni a mi entierro. Ya ven ustedes, haciendo amigos.
P.D. Por cierto: se me olvidaba hacer mi confesión de fe política: soy kantiano.

10 octubre 2005

CONCLUSIONES DE LA ENCUESTA POR ENTREGAS

1. Qué opinión le merece la ciudadanía española

Buena: 10 %
Regular: 85 %
Mala: 4 %
Pésima: 1 %

Desde luego, amigos, no saben lo útil que ha sido este cuestionario, sobre todo por lo que tiene de inmediato y poco científico. En ello radica su frescura, y tengo la certeza de que las respuestas, muchas de ellas concisas e inteligentes, constituyen una pequeña muestra de un sentir general.
Me reconcilia que, según estos resultados, los españoles no seamos ni tan chovinistas como los franceses ni tan pesimistas como los portugueses. Estamos en el justo medio moral y geográfico, según parece. Que una ciudadanía se considere "regular" quizás significa que tiene un equilibrado sentido de autoconciencia crítica que le impide tanto hacerse ilusiones respecto de sí misma como abandonarse al nihilismo más inoperante. Incluso, algunas de las respuestas más positivas, sobre la bondad de los españoles están cargadas de ironía (como las de Ricardo o Fernando). Si los españoles dicen que son regulares es porque esperan algo mejor de sí mismos, así como extirpar ciertos defectos.
Tal vez decir que la ciudadanía española
-es buena significa que vamos por un muy buen camino civilizador
-es regular significa que vamos bien pero queda mucho por hacer
-es mala significa que queda casi todo por hacer
-es pésima significa que no hemos hecho nada.
Tal vez.
Saludos y gracias a todos.
P.D. Avisaré la segunda entrega.

06 octubre 2005

AJIPEDOBES PARA EL SEÑOR ZAPATERO

El malvado Fernando VII, todavía Príncipe de Asturias, ávido de poder, quiso minar el prestigio de sus progenitores. Para lo cual, financió e hizo publicar anónimamente pasquines satíricos que recibieron el nombre popular de "Ajipedobes"
A mí no me paga el rey, pero tengo alma de pasquinero, así es que no puedo por menos que dedicarle a Zapatero un gran ajipedobes.
------------------------
AJIPEDOBES PARA ZAPATERO
¿Eres tú, alma cándida,
oh, tonto de los cojones,
quien a las civilizaciones
les propone una alianza?
¿Eres tú, grande apátrida,
cuya patria es la libertad,
quien anda desgobernando España
y te odia la otra mitad?
¿Eres tú, don Juan retórico,
quien quitará el hambre del mundo
pero en el fondo de tu pico
no hay más que un hueco inmundo?
¿Eres tú el que dialoga
pero nunca dice nada
y cuando el terror ahoga
te escondes como las ratas?
¿Eres tú aquél que abraza
al charlot Carod Rovira,
al que dices "Mira. mira:
se me pone como una maza"?
¿Eres tú el gran constituyente,
que nunca mira de frente,
que nos cuela el Estatut
y se cagan en tu put...?
Pues si eres tú
yo te dedico
estos versos soeces
de mil ochociento y pico:
Das bastante AJIPEDOBES.
Si lo dices al revés
Verás lo bueno que es.
------------------------
P.D. ¿Sabéis lo que es el ajipedobes?

"MI PATRIA ES LA LIBERTAD" (O cómo llegar al cúlmen del gilipollismo gubernamental)

Zapatero ha exclamado uno de sus preciosos asertos, alados como las palabras de un Séneca:
"Mi patria es la libertad"
Es tan bonito lo que dice que no puede exclamarse sino con primor y escribirse sino en rosita tierno.
Piedad será callar (ya saben, hoy estoy silenciosos). Por favor, lean esto.

DEL DIÁLOGO AL SILENCIO (O cómo el Gobierno oculta lo más relevante a la opinión pública)

Hoy estoy silencioso. Pero para qué hablar cuando otro ya lo ha dicho mejor de lo que uno podría decirlo. Por favor, lean esto.

ESTE PERRO DISFRUTARÍA VIÉNDOTE MUERTO (post sin palabras y con posdata)

Image Hosted by ImageShack.us
P.D. ¿Por qué no les damos la razón a los terroristas islámicos y les tratamos como muyaidines? De este modo, podríamos reconocerles penalmente como soldados enemigos sui generis y podríamos juzgarlos sumariamente. Es decir: matarlos.
¡Ah, no! ¡No! ¡Perdonenme! ¡Cómo se me ocurre! ¡Pena de muerte! ¡Eso es de salvajes! Lo civilizado es echarles miles de años, que salgan a los diez y que las víctimas no reciban nunca justicia.
En fin: le han echado 6 años a este perro. ¿A quiénes de nosotros matará cuando salga? Se aceptan apuestas.

05 octubre 2005

LA VALLA DE FRESA Y ALGODÓN (O cómo impedir la entrada de los africanos con besos y abrazos)

Empecemos por un silogismo: La paradoja es la contradicción de las personas inteligentes; la contradicción es la paradoja de los tontos. Y, estimados caballeros, nuestro Gobierno habita en la contradicción permanente... ergo son tontitos de la nuca al cucu y, por extensión, no pueden presentarse ante la opinión pública sino como quienes hablan ante un auditorio de cojos de espíritu. Lo cierto es que sus palabras dan para mucho. Tres ejemplos, y terminamos el post en un periquete:
1/-Bono afirma que no se puede disparar contra los asaltantes de la valla, porque huyen del hambre y no son enemigos reales. Así, pues, las armas de los soldados están vacías y no se les ha entregado el mateiral anti-disturbios. Así, pues, cuando saltan, les dan unas hostias variadas con la porra para que se vayan corriendo a que les curen y les den papeles. Es decir: hostias por aquí y bendiciones por allá. Los inmigrantes dicen: "España bien vale un porrazo."
Image Hosted by ImageShack.us
Bono contándole a S.M. la estrategia ejemplar de amenazar con armas vacías a los inmigrantes, a los que se les impedirá el paso con el culo tras la ingesta masiva de fabada por la legión.
2/-Caldera afirma que los asaltantes de la valla son impulsados a invadir el territorio español por culpa del hambre que padecen, pero que esto no tiene nada que ver con el efecto llamada de la regulación masiva, pues "ellos no leen el B.O.E.", así que no pueden saber nada de regulaciones. Por lo visto el Ministro no sabe que el resto de los españoles y europeos tampoco lo han leido, y sin embargo, nos hemos enterado del asunto. ¿Cómo habrá sido eso? Y si la regulación no afecta, ¿cómo se explica que el hecho de tener hambre en África los lleve a pensar en España como tierra de promisión? ¿Cómo es que todos tienen la misma ocurrencia? ¿Por pensamiento empático penisulárico?
Image Hosted by ImageShack.us
Caldera, poco después de sus declaraciones sobre el efecto llamada, afirmando que si no le creíamos, se tiraría por la terraza del Ministerio para demostrar que él es capaz de cosas aún más difíciles, como que la carne de imbécil es alada.
3/-Y el último y más honroso puesto, como en tantas otras ocasiones, lo reservamos para nuestro melifluo, melindroso, mediocre y mequetrefe José Luis Rodríguez Zapatero, que ha dicho que va a construirse una valla que sea "infranqueable", pero al mismo tiempo "inofensiva". Se está pensando elevar un gran muro de algodón y fresa en el que los inmigrantes se queden pegados y no puedan entrar en Ceuta ni Melilla.
Image Hosted by ImageShack.us
Zapatero, ensayando los chistes con los que recibirá a los inmigrantes que asalten nuestro territorio, para que no se aburran mientras les curan las heridas ocasionadas por el algodón y la fresa de la super-valla.
--------------------------------------------
P.D.¿Y de verdad alguien piensa votar en las futuras elecciones a estos cachondos?

04 octubre 2005

EJÉRCITO Y POLÍTICA (O la voz de la fuerza como garante de la soberanía)

El ejército ha hablado. Mal asunto. En una democracia normal, las fuerzas armadas no deben hacer más declaraciones que las propias de las que se derivan de sus misiones militares. Pues bien, el general Sanz Roldán ha dicho que el ejército sigue con "gran interés" la evolución del proyecto del Estatut, en cuanto a su incidencia para que España "siga siendo patria común e indivisible de todos los españoles." Desde luego, el general ha hilado fino, pero que muy fino, pero quien tenga oídos para oír, que oiga, ¡eh Zapatero! La "caródtide", digo cariátide, que sostiene al Gobierno lo está poniendo contra las cuerdas, hasta el punto de que la voz censora de la milicia está avisando veladamente a la autoridad política para que no se tuerza. Y yo digo como aquellos prohombres de 1812: La Constitución y nada más que la Constitución. Hemos de ser inflexibles; algún día debe finalizar el prurito constituyente de los españoles; si fuimos capaces de no matarnos en 1975, no demos pávulo a las ávidas sanguijuelas de hoy, ¡eh Zapatero! Me temo que estas sanguijüeles son aun peores que el inútil del antepasado de nuestro Juan Carlos, ese Fernando VII, cuya estulticia borbónica hizo los barros de donde proceden estos lodos. La Constitución y nada más que la Constitución. Eso es lo que han jurados nuestros gobernantes y a ella se han de atener. Esto "interesa" al ejército. Mal asunto, señores. Mal asunto. Porque cuando el ejército se pronuncia tenemos pronunciamiento. Lo que la falta de autoridad de Zapatero no impone, lo defiende la fuerza del ejército. Como decía un parroquiano en un bar de Aluche: "los negros por abajo y los polacos por arriba, nos van a joder a todos. Y Zapatero en el centro, emparedado. Le dará gustito..."

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>