QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: LA ESPAÑA PUTERA (O cómo los españoles se van de putas)

27 septiembre 2005

LA ESPAÑA PUTERA (O cómo los españoles se van de putas)

En el caso que hoy nos ocupa, queridos amigos, el justo medio es la peor salida, pues ni es justo ni es medio, sino medias tintas. ¡Para una vez que nuestra legislación ocupa el justo medio, va el que suscribe y afirma que es la peor de las ubicaciones posibles! Pues sí, señores, la jurisdicción española en materia de prostitución es tan ambigüa que raya la hipocresía: el puterío no está prohibido pero tampoco es legal, y por tanto, no puede estar contemplado ni como un delito ni como un oficio más. ¿Será posible que Pretty Woman haya causado tales estragos en nuestros legisladores? ¿Será que los chulos ya no maltratan a las prostitutas, sino que las llevan, como a un perrito, de compras por los barrios caros y las aman con ternura? Será.
Image Hosted by ImageShack.us
El caso es que diariamente un millón y medio de españoles se van de putas. Esto representa un nivel de demanda formidable que queda al margen de Hacienda. Desde luego, uno no sabe muy bien cuál es la solución, pero lo que está claro es que se necesita una legislación sin medias tintas. Si tantos españoles tienen esta vieja afición puteril, entonces tal vez deberíamos ser pragmáticos y regularizar el negocio; si los españoles tienen escrúpulos morales al respecto, entonces que se prohiba y persiga. Pero no, es más fácil no hacer nada y dejar en el limbo jurídico-administrativo a señoras cuyos servicios tan solicitados son a diario. Y es que, amigos míos, en España todavía rige la máxima: Vete de putas, que el cura te confesará en la habitación de al lado. Doble servicio. Placer del cuerpo y salvación del alma. Que nos quiten lo bailao.

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>