QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: BLOG DE ESTILO (O cómo evitar hacer el ridículo en cuestiones dialécticas)

22 septiembre 2005

BLOG DE ESTILO (O cómo evitar hacer el ridículo en cuestiones dialécticas)

AVISO:
hoy me he levantado algo chulín. Esta altanería mañanera me la ha inspirado un buen chico, que no tiene maldad (todo hay que decirlo), pero tampoco ingenio, en un comentario que hizo acerca de mi post Contra las redes de blogs. Desde luego, el comentario no da para un enfrentamiento dialéctico, pero su superficialidad sí que da para redactar un breve post acerca del estilo que uno debe evitar si desea no quedar en evidencia. En fin, señores, el que suscribe se va a permitir dar un par de consejos que, por lo demás, son tan obvios a estas alturas, que no parecen muy oportunos.
Si no quiere provocar la sorna general, tenga cuidadín con conceptos tales como:
1/-Conciencia de clase. Si emplea esta categoría, corre el riesgo de que sus oyentes (si tiene alguno, despúés de pronunciarla) piensen que usted habla de una cosa paradójica, pues se dirán: "¿Cómo hablar de "conciencia" de clase, cuando la LOGSE ha dejado sin conciencia las aulas?" Entonces usted tendrá que explicarles que lo de "clase" no se refiere a las aulas, sino a las clases sociales, como la "burguesía" y la explotada "clase proletaria"... Si se mete en este jardín, sepa que acaba de entrar en el paraíso de la prehistoria filosófico-política. (Sólo le faltará leer a ese plagiario sin talento de Sartre para redondear una formación arcaica).
2/-Pequeño-burgués. Esto antaño constituía el mayor insulto posible; significaba las cualidades de hipocresía y mezquindad del pequeño hombre de negocios. Si usted emplea hoy este insulto, nadie se ofenderá, sino que el auditorio entenderá que es usted o un grande paleto de izquierdas, por el que no ha pasado el tamiz del presente, o un nervioso joven que, tras leer un par de librillos, sienta cátedra.
3/-Totalitarismo económico. Este par conceptual se compuso para identificar retóricamente el totalitarismo comunista con la economía capitalista. Si usted lo usa, los demás verán en usted a un mago repetitivo de la oquedad significativa... e incluso corre el riesgo de que se avalancen sobre usted para descubrir a José Luis Moreno moviéndole la boca.
4/-Marx. Si usted cita a Marx, debe tener cuidado, pues a menudo quienes lo citan, no han tenido tiempo de leerlo (pues la revolución les apremiaba) más que en panfletos leninistas que sólo recogen una versión, castiza, del gran teórico alemán. Si es usted un marxista panfletario, entonces le recomiendo que, por favor, lea usted a Marx (no lo adore, léalo), y verá qué lejos queda de esa imagen nefanda que los marxista dan y tienen de él. También le recomiendo a Lukács, Benjamin y Horkheimer. Entonces será usted un hombre de izquierdas refinado (burgués?) y sentirá un terrible pudor al recordar sus antiguas palabras de marxista de tasca.
Image Hosted by ImageShack.us
Peluche de K. Marx
Dicen que si se duerme con él, acurrucadito,
se tienen muy felices sueños... mesiánicos
* * *
P.D.Tesis como: "las categorías sirven mientras no cambie la realidad a la que describen" (tan sartriana) merecen toda mi compasión. Lean Futuro pasado, de Koselleck, y sabrán que las propias categorías son una realidad que evoluciona, y que la propia realidad evoluciona al margen de las categorías.
Me despido deseándoles ¡que ustedes disfruten de su estilo!

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>