QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: LA SEGURIDAD CIUDADANA vA MaL (NADIE DEFIENDE A LA GENTE DECENTE )

20 julio 2005

LA SEGURIDAD CIUDADANA vA MaL (NADIE DEFIENDE A LA GENTE DECENTE )

Hoy voy a perder el estilo. No lo necesito. Paso a lo que iba:
¿Será Jumilla el futuro inmediato de España? La censura, desde luego, hace bien su trabajo: apenas nadie, fuera de Jumilla, se ha enterado de los altercados y malestar de los jumillanos por la inseguridad y violencia que están ocasionando los magrebíes (un grupo de los cuales ha violado múltiplemente a una joven del pueblo) y los ecuatorianos (que se dedican a montar peleas con los jóvenes del pueblo). No lo digo yo; lo dicen las madres, los padres, los trabajadores del pueblo...
Señores enfermos del talante: ahora pueden llamarme fascista por ser descriptivo. El caso es que la gente se manifestó para pedir protección, y qué pasó: que el alcalde les envió a las fuerzas del orden, no para que les protegiera, sino para protegerse él mismo. Es decir: el pueblo que sufre la inestabilidad social, encima sufre los palos de las fuerzas públicas. Que vivimos en un sistema penal indecente, es obvio; protegemos al culpable hasta la médula y nada hacemos por los pequeños detalles de la vida cotidiana, que son los importantes. El odio se está larvando... Vayan a los pueblos agrícolas de Cartagena y verán. La sensación de impunidad de la basura es total: y lo peor es que no es una sensación, sino una realidad.
El primer deber del Estado es proteger la seguridad de los ciudadanos. El Estado incumple continuamente este deber primigenio. Por tanto, el pueblo debe salir a la calle y actuar en su propia defensa. Jumilla ayer pidió protección a su alcalde; éste les ofreció palos. El pueblo, entonces, estará en todo su derecho en retirar el reconocimiento de autoridad a sus políticos; luego, que actúe con violencia. Esto es lo que se está fraguando, señores. La gente decente saldrá a apalear a quienes les atemorizan. Luego dirán que son fascistas... No es verdad: la realidad es que es la gente normal del pueblo y del barrio.
P.D. Se habla mucho de violencia doméstica... ¿Por qué a nadie se le ocurre que existe un problema aún más grave contra las mujeres como son las violaciones, las cuales no están casi penadas y se han disparado por obra y gracias de los magrebíes? Señores, la policía tiene estas estadísticas y no las hace públicas para no generar tensiones. Llámemen fascista; sólo soy descriptivo. Yo seré el primero que luche codo con codo con mis vecinos (sean murcianos de Murcia, ecuatorianos de Murcia o moros de Murcia) para aniquilar a los hijos de puta que campan por mi país haciando daño. Una cosita más: Al grupo de perros que ha violado a la joven de Jumilla: ¿que les haría usted?

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>