QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: EQUIPARAR MUERTOS vA MaL

08 julio 2005

EQUIPARAR MUERTOS vA MaL

Ahora saldrán los de siempre, con su complejo redencionista, a equiparar muertos. Y dirán: tampoco es para tanto, al fin y al cabo, en Iraq mueren todos los días. Alguno, incluso, que no nombraré, pero sí diré que, aunque piensa que tiene un gran talento irónico, carece de finura en absoluto, dice que hemos de felicitarnos por tener más libertad, con clara intención pésimamente irónica de recoger la idea de que la política invasiva en Iraq es la consecuencia lógica de las ejecuciones de Londres. Con este tipo de pensamiento, tan extendido entre los seguidores de la Ser (los cuales carecen de ideas y argumentan con proclamas -no se exciten, la COPE también) es normal que en su momento muchos españoles pensaran que nos merecíamos los ataques por habernos hecho la foto de las Azores. ¿Alguien ha escuchado a parte del pueblo inglés salir a la calle para culpar a sus representantes legítimos? Señores míos, equiparar muertos es un acto de cobardía repugnante. Desde luego que la sangre es igual y el dolor el mismo en Iraq y en Londres o en Madriz o New York. De lo que se trata es de que quienes atacan cobardemente, por la espalda, a inocentes, son los mismos en Iraq que en Londres. Y dirán que EE.UU. también asesina en Iraq. Del mismo modo, también dicen los abertxales que los españoles asesinamos vascos en las cárceles y justo es que ETA mate a unos poquitos españoles. No se trata de equipara el dolor, sino de entender que nos matan los hijos de aquellos que, en su día, emigraron a Occidente para tener una vida mejor. La segunda generación, queridos amigos, es la verdaderamente peligrosa; se está viendo en todos los países. Los hijos, ya ciudadanos, de los que llegaron a Inglaterra o Francia en su día, son los que se convierten en yihadistas hoy. Mas, no se preocupen, que con la Alianza de Civilizaciones Zapateril (que viene muy a cuento para septiembre), todo estará solucionado, y los hijos de los regularizados anteayer no se dedicarán a matar a nuestros hijos mañana. Eso está hecho.

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>