QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: LOS ANÁLISIS DE LA REACCIÓN AL 11M vAn MaL

08 junio 2005

LOS ANÁLISIS DE LA REACCIÓN AL 11M vAn MaL

Ahora hablaré de lo que no pude decir en su momento.
Como casi siempre, la raíz de la cuestión se ha hurtado del debate. A mi juicio, los análisis de la reacción de la ciudadanía a la matanza del 11M ha corrido por unos cauces perversos que quedan muy lejos del verdadero problema. El que suscribe intentó en su momento poner de manifiesto lo que ahora pasa a decir, pero fue de todo punto imposible porque el dolor y la irracionalidad se impusieron y, con solo insinuar una de las ideas que paso a explicar, algunos (incluso amigos) amenazaron con retirarme la palabra. Sin embargo, creo que ya es el momento de arriesgarse a ser odioso una vez más -y al que le escueza, que se lama las heridas, que uno también tiene su corazoncito y no por eso se deja llevar por la sentimentalidad.
Desde mi punto de vista, el problema sobre la reacción al 11M es que todo el mundo (ciudadanos y políticos) dio como evidente que los atentados supondrían una reacción contra el Gobierno si se demostraba que no había sido ETA, sino los islamistas. Detrás de esta creencia, en la que insiste torpemente la comisión (desde el PP mentiroso hasta el psoe rabioso) latía un complejo de culpa en la ciudadanía que, en el fondo, venía a decir: "nos han matado porque nos lo merecemos, por tener este presidente, último responsable de los atentados, pues si no hubiéramos entrado en la Guerra contra Iraq, ahora no nos castigarían. Lloramos, pero nos lo tenemos bien merecido. Con lo tranquilos que estaríamos en nuestro tradicional segundo plano internacional (Tras Francia y Alemania)" De otro modo, ¿por qué se acusaba a Aznar de asesino, cuando era obvio que quien había ejecutado a nuestros conciudadanos fueron unos moros de Lavapiés? ¿Por qué se asumió como una evidencia, el que sufriéramos atentados por nuestra política exterior? Y sobre todo: ¿por qué el pueblo no ha reconocido nunca que el "asesino" Aznar era su representante? De acuerdo, su política en Iraq era antipopular, ¿pero eso pudo llevar a los ciudadanos a pensar contra la razón y, desvirtuando la lógica causa-efecto, pensar que la política exterior de un presidente era el origen de una culpa que debía punir un terrorista? ¿Qué noción de soberanía tuvo el pueblo entonces?
Así, pues, a mi modo de ver, el problema de fondo no es si fue ETA o los islamistas, sino que, siendo los islamistas, los españoles arremetieran contra sus representantes por creerse el chivo expiatorio de los ejecutores terroristas, que pagaban en nosotros las "culpas" de su política exterior. Una democracia en condiciones habría expulsado a su presidente en las urnas si esa era su voluntad, pero no habría arremetido contra él por los atentados, sino por su impopular política internacional.

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>