QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: EL SENTIDO DEL OÍDO PRESIDENCIAL nO Va BiE

07 junio 2005

EL SENTIDO DEL OÍDO PRESIDENCIAL nO Va BiE

A la menor ocasión, nuestro Presidente aprovecha para impartir a sus acólitos una lección más próxima a las moralinas cívicas de Barrio Sésamo que a las de un estadista serio -pero que tenga cuidadín, no vaya a ser que, tentando a la suerte, al gritar "Ábrete sésamo" se abra la oquedad sombría de su mirada infinita y elevada... Pero lo que uno no se esperaba, amigos, es la capacidad santificadora del gran estadista leonés. Cual prócer monacal y beata dominguera, Zapatero ha santificado los sentidos corporales. Así, pues, él no escuha, sino que "escucha con respeto" a las víctimas del terrorismo. Por extensión, podemos colegir que él no toca, sino que "toca con respeto" a suseñora; tampoco se limita a mirar, sino que "mira con respeto" a las bellas... Como ven, señores, todo lo hace sin lascivia. Pero bueno, sabemos que tras la izquierda española zapateril late un hondo tufo monástico y redentor más propio de una secta religiosa que de la política experiementada.
Las lecciones de moral del Presidente constituyen un insulto para la inteligencia por lo que tienen de engreimiento profundo y soberbia latente. Desde luego que ha escuchado a las víctimas. Aquí el respeto qué tiene qué ver: lo ha escuchado porque es un clamor que pagará si no lo atiende. Los ha escuchado con miedo y por eso hablará con ellos; porque representan una fuerza que no puede dejar de atender. Que no venga a hablar de respeto auditivo aquél que preside un Gobierno que los desprecia diciendo poco menos que son una pandilla de tontos que se manifiestan por algo que no existe (el diálogo con ETA) y que son tan torpes que se han dejado engañar por el PP. ¡Venga ya! (o ¡Basta ya!) Pues claro que la oposición ha intentado sacar tajada; esto es una obviedad. Aquí lo decisivo es que, aunque no les guste, las víctimas se les están poniendo en contra y no pueden permitir que la oposición acapare esta fuerza. Por eso dialoga; no por respeto. Y me parece muy bien; su deber es escuchar a la ciudadanía, pero, por favor, que no dé lecciones por el simple hecho de cumplir con su deber.
P.D. ¿Para qué sirve el alto comisionado para las víctimas del terrorismo?

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>