QUIEN ENTRE AQUÍ ¡ABANDONE TODA ESPERANZA! CriSishoy: LAS MIGRACIONES vAn MaL

18 mayo 2005

LAS MIGRACIONES vAn MaL

Hay que empezar a expulsar a unos y a retener a otros. De lo contrario España se quedará sin sus élites y con una inmensa mano de obra. Perdonen los bien pensantes de lo políticamente correcto, pero el hecho de que haya voces, incluso de izquierdas, que claman en privado (me consta) por que se empiece a expulsar a los inmigrantes ilegales con el fin de que no se llegue a la desestabilización socioeconómica de España es una razón de peso que el propio Gobierno conoce pero oculta tras las excusas de los beneficios para la Seguridad Social de la regularización -cuando los economistas afirman que a medio plazo los servicios sociales se colapsarán (ya empienzan) y España no estará preparada para la cobertura general. Asimismo, desde hace al menos dos años, el Sindicato de Policía ha pedido a los dos últimos gobiernos políticas de expulsión y de dotación para contener la delincuencia que, aunque se oculten las estádísticas, se incrementa con la inmigración descontrolada. Y no se equivoquen los bienpensantes: al pan, pan, y al vino, vino: uno aspira al paraíso republicano cosmopolita, pero este no es el camino y hay que denunciarlo.
En cuanto a lo que decíamos que había que retener a otros: Me refería, señores, a la fuga de cerebros que está padeciendo España. Los mejores se van fuera porque, sencillamente, no es que vivan mejor allá, sino que pueden vivir dignamente. Aquí un genio puede permanecer bajo la categoría de becario hasta los cuarenta años. Es intolerable. Sin embargo, ahora nadie se acuerda de esto. Ahora, como cuando gobernaba el PP, la mayoría del presupuesto de investigación va destinado a "Defensa". Pero nadie dice nada, y algunos callan como perras. Pero hemos de denunciarlo igualmente. Lo sangrante es que antes el malhumorado Aznar no iba de pacifista y sabíamos a qué nos ateníamos; ahora, el señor Presidente va de pacifista y amplia los presupuestos militares. No digo que esté mal; sólo que no sonría hipócritamente y que no reciba con los brazos abiertos a quienes incumplen nuestras leyes de inmigración y permita la estampida de los más inteligentes entre nosotros. ¿O acaso eso es justamente lo que desea?

<>RUI, EL PEQUEÑO CID<>